lunes, 20 de noviembre de 2017

¿Cuál es el mejor regalo para un niñ@/adolescente del siglo XXI?






Publicado a La Vanguardia. 17/11/2017
http://www.lavanguardia.com/vida/20171117/432920915219/cual-es-el-mejor-regalo-para-un-ninadolescente-del-siglo-xxi.html


Infancias se escribe en plural porque no hay una. Hay las infancias desamparadas y robadas, algunas en países lejanos y otras aquí mismo. Infancias mal-tratadas y des-cuidadas para las que el mejor regalo es la protección y el buen trato. Darles un lugar de sujetos de pleno derecho.

Junto a estas, hay otras infancias más afortunadas, donde los bienes no son el problema principal. A veces lo material recubre otras faltas y ausencias. En las últimas décadas han aparecido dos nuevos objetos en la vida de estos niños y adolescentes que no estaban en la nuestra.

Por un lado la medicación psicotrópica (psicoestimulantes, antidepresivos, antipsicóticos, tranquilizantes, hipnóticos), cuyas cifras son ya muy altas y no paran de crecer hasta convertirse en un verdadero problema de salud pública. España figura, según un estudio internacional realizado en 2004, como el tercer país del mundo en recetar psicofármacos a menores de 17 años, por detrás de Canadá y los Estados Unidos y algunos autores presumen la cifra de 400.000 españoles afectados del TDAH, uno de los ejemplos paradigmáticos de esta creciente medicalización de la infancia.

A este nuevo objeto, llamado a “proteger” al niño de sí mismo y de sus propios excesos (oposicionismo, rebeldía, angustia, inquietud corporal), le corresponde cada vez más un adulto mudo, que más que escucharlo se limita a clasificarlo y etiquetarlo, sin interactuar demasiado con él. Baste el ejemplo del diagnostico de TDAH que puede realizarse – y se hace con frecuencia- a partir de observaciones de maestros y padres, sin hablar demasiado tiempo con el niño/adolescente.
 
El otro nuevo objeto son los gadgets (móviles, ordenadores, tablets,..) que los conectan a un otro virtual, anónimo y escurridizo, que pasa fácilmente desapercibido para los padres, al tratarse de un...

LEER ARTICULO COMPLETO

lunes, 6 de noviembre de 2017

Preservar la convivencia en la escuela





El Periódico. Martes, 31/10/2017 
 

Las preocupaciones actuales de la comunidad educativa poco tienen que ver con el adoctrinamiento y mucho con la inquietud por tratar bien lo que está pasando. Evitar los silencios, pero también los posicionamientos partidistas en el interior mismo del centro escolar.
La mayoría de docentes y centros han tenido alguna experiencia de abordaje de un acontecimiento traumático (muerte brusca, suicidios, accidentes). La comunidad educativa, en estos casos, actúa unida.

Hoy tenemos una novedad importante y es que, frente al conflicto social y político que estamos viviendo, los propios maestros se encuentran divididos, amén de los padres y madres, y en los cursos superiores también algunos alumnos. Este hecho está provocando que algunas escuelas sean reticentes a tratar el tema y opten por un silencio prudente para evitar males mayores. Ésta es la tesis que he podido escuchar en boca de varios directores/as de centros educativos a lo largo de varias y extensas reuniones con la comunidad educativa de Barcelona.

Parece una postura comprensible, guiada por el saber hacer de estos docentes, con una larga experiencia y conocedores de su realidad. El problema es que éste silencio..

Artículo completo


El Diari de l'Educació. Dijous 2/11/2017
  
“Quan s’imposa el silenci és quan els nens s’imaginen que el conflicte és molt més greu”

Després d’un mes de l’1-O les conseqüències de la violència policial i l’escalada de tensió en el conflicte polític encara són paleses en la societat i en la comunitat educativa. José Ramón Ubieto, psicòleg clínic, parla sobre com fent front al repte d’explicar als nens la situació sense adoctrinar-los ni amagar-los informació.



lunes, 30 de octubre de 2017

Niños y adolescentes: ¿desamparados digitalmente?





La Vanguardia, sábado 21 de octubre de 2017

Hoy en España el 50% de los menores navegan habitualmente por Internet y el 95% de los mayores de 15 años tienen un smartphone que usan entre tres y cuatro horas al día (una cuarta parte más de seis horas).

El uso es variado: para vincularse, mostrar sus creaciones e imágenes, recabar información, jugar. Sin olvidar las apuesta online que han aumentado exponencialmente (14-25 años) por su facilidad de acceso, anonimato y recompensa inmediata, amen del marketing agresivo y vinculado a ídolos deportivos.También las violencias encuentran su lugar, en especial el ciberbullying que ha aumentado en la última década.

¿Cuál es el único lugar donde un adolescente no se lleva casi nunca el móvil?

domingo, 22 de octubre de 2017

El “Síntoma Catalunya” (II): Y ahora ¿cómo salimos de aquí?


Ruptura, alejamiento, factura, tensión, inquietud, fractura, angustia…son algunas de las palabras que cada uno y cada una elige para tratar de bordear el abismo al que parece - cada día más evidente- que nos vemos abocados. Si nos guiamos por la ética de las consecuencias, más que por la de las buenas intenciones, debemos exigir responsabilidades. Que aquellos que gobiernan respondan de las consecuencias de sus actos es un imperativo democrático.

La responsabilidad aquí es amplia y diversa si bien no es simétrica ni equivalente. Lo propositivo, más o menos razonable, y el rechazo puro no tiene el mismo estatuto. Además, los que más poder y fuerza tienen deben explicar por qué no usaron el primero y sí en cambio abusaron de la segunda. Por qué

viernes, 13 de octubre de 2017

El Síntoma Catalunya




La clínica actual, ya desde hace tiempo, trató de reducir la complejidad del síntoma –con su doble vertiente de denuncia y satisfacción- al trastorno, aparentemente simple, identificable y apto para ser eliminado con un buen protocolo.

Pero mientras haya sujeto, habrá síntomas –lo que no funciona- y por tanto nos conviene más orientarnos, como política en la dirección de la cura y en otros ámbitos, como el social, por el síntoma. Él es nuestra principal brújula para acceder a ese real que nos constituye a todos como seres hablantes. El síntoma, a diferencia del trastorno, llama a la interpretación, nos convoca como un enigma a descifrar, algo cuya significación no conocemos de antemano.

Los psicoanalistas no constituimos un partido político en tanto tales, otra cosa es lo que cada uno, como ciudadano, decida hacer. Pero eso no nos exime de tener una política. Una política centrada en la lectura de los síntomas contemporáneos, siguiendo la orientación que nos daba Lacan en 1953: “Mejor pues que renuncie quien no pueda unir a su horizonte la subjetividad de su época. Pues ¿cómo podría hacer de su ser el eje de tantas vidas aquel que no supiese nada de la dialéctica que lo lanza con esas vidas en un movimiento simbólico?”.

“Leer” lo que está sucediendo en Catalunya como un síntoma, y no como un trastorno, es tratar de entender la lógica de este fenómeno en toda su complejidad política, social, histórica, cultural, identitària…y no reducirlo a un simple “trastorno” de la legalidad o a una cifra en la contabilidad financiera.

Separación, fractura, ruptura, desconexión, independencia mismo, son términos que se refieren a una topología, a una articulación de espacios y tiempos cuyo encaje habla de una falta de proporción. Si pensamos esa falta en términos de impotencia (lo que no podemos conseguir), las respuestas confirmaran esa impotencia o trataran de velarla con la omnipotencia.

Si por el contario, tratamos de guiarnos por lo imposible, aquello que no está escrito, que no cesa de no escribirse, tendremos más oportunidades de buscar “soluciones inventivas” 


Colaboraciones en los medios:

 Alejarse es darse una pausa. El Periódico. 8/10/2017 
Trauma y convivencia. Gestió emocional Rac 1. 7/10/2017

lunes, 2 de octubre de 2017

Sintomas adolescentes (II): Tres transformaciones claves




Hoy no podemos pensar la subjetividad de los adolescentes sin tomar en cuenta tres transformaciones claves, todavía en curso, que inciden en ella y que supone un monto de incertidumbre y angustia considerable, para los padres, los docentes, los psi y por supuesto para los propios adolescentes..

En primer lugar la que afecta al trabajo, como significante amo y como polo identificatorio en la construcción de la persona. La actual precariedad, que no parece vaya a ser pasajera, la crudeza del vínculo que propone, donde el rendimiento/beneficio es el único valor constata, como nos han mostrado Sennett, Bauman y otros, que el sujeto es en sí mismo un objeto consumible y desechable. Si hasta hace unas décadas la promesa del sacrificio que implicaba la formación y el esfuerzo se traducía en estabilidad futura y buena vida, hoy el trabajo se asocia más bien a la degradación. Eso incide ya en la infancia y en la adolescencia donde el saber se ve también afectado por esa degradación y esa subordinación al rendimiento.

El debate actual sobre el futuro de la educación nos muestra los intentos desesperados

martes, 26 de septiembre de 2017

EL SUICIDIO. Un acto específicamente humano

 
 
 
 
EL SUICIDIO. Un acto específicamente humano. José R. Ubieto . RTS num. 210 .
 
"El suicidio es un acto específicamente humano y, sin embargo, sus razones no siempre son evidentes, ni siquiera para el propio sujeto suicida. Sus formas, su aceptación o rechazo y su prevalencia varían con la época. Hoy suicidarse es objetar a la promesa de felicidad consumista. El artículo analiza cómo los adolescentes, las personas desahuciadas, los ancianos y aquellos que sufren un trastorno mental son más vulnerables a optar por este “final”, a veces como una salida digna y otras fruto de la desesperación. La prevención de este fenómeno requiere ante todo una mirada crítica."
 
 
Texto completo en:
 
CATALÀ
 
CASTELLÀ

lunes, 18 de septiembre de 2017

TDAH: del Big Pharma al Big Neuro




Publicado en LACAN COTIDIANO N°20. 14 septembre 2017

La tesis clásica de la psiquiatría, respecto al TDAH, es que se trata de un trastorno del neurodesarrollo que, si bien es indemostrable por la ausencia de marcadores claros –lo que no ha impedido la proliferación de estudios falseados[i] -, su causa última no admite dudas[ii]

Los síntomas, inicialmente la hiperactividad y la impulsividad, se reducían vía los psicoestimulantes que, curiosamente, se focalizaban sobre todo en las dificultades de atención.

Los estudios de eficacia del medicamento nunca lograron demostrar mucho más allá de los efectos inmediatos en la concentración, propios de cualquier anfetamina en cualquier sujeto, y en cambio sí verificaron los efectos secundarios (tensión arterial, cardiovasculares, perdida de apetito y detención del crecimiento) y algunos especialmente graves (agresividad, suicidio, consumo de tóxicos en la adolescencia)[iii].

Todo ello, más

lunes, 11 de septiembre de 2017

¿Por qué tienen tanto éxito las Instagram stories entre los adolescentes?


La Vanguardia. 07-09-2017 

http://www.lavanguardia.com/vida/20170907/431093012880/por-que-tienen-tanto-exito-las-instagram-stories-entre-los-adolescentes.html

España es el cuarto país que más uso hace de la red social Instagram, red con más de 600 millones de usuarios en todo el mundo y que crece a un ritmo de 200 millones nuevos cada año. Para los adolescentes y jóvenes de 14 a 24 años es ya la red más usada por encima de otras como Facebook, Youtube o Twitter. Ha desbancado en poco tiempo a Snapchat, líder en las stories, collages de fotos que los usuarios muestran y que sus seguidores pueden consultar sólo durante las siguientes 24h. ya que a partir de entonces desaparecen.

¿De donde viene tanta pasión por mostrar las stories?

domingo, 20 de agosto de 2017

Un odio solido



La Vanguardia, 19 de agosto de 2017
http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20170819/43640584224/un-odio-solido.html


El odio no es un semblante, no es una pose, algo con lo que envolver una imagen o una idea. El odio es real, es –como decía Lacan- un odio sólido que se dirige al ser, a su destrucción. Cuando pasa a nuestro lado, como el jueves en Barcelona, nos conmociona y nos horroriza porque destapa todos los velos posibles.

Ante las imágenes de cadáveres y cuerpos tirados por un paseo tan popular como las Ramblas nos surge el horror y la angustia, afecto que no engaña porque nos remite al sinsentido de esa violencia. Es por eso que rápidamente se difunde el mensaje de no mostrar las imágenes, de velar algo de ese real que ha estallado en medio de lo que hasta entonces era un lugar de alegría, vida y encuentros.
Primero el horror, la perplejidad, la angustia y un afecto de tristeza y de solidaridad con todos los afectados. Luego vendrá la rabia y la búsqueda de explicaciones.

jueves, 27 de julio de 2017

Psicología de las masas en la era digital y post–patriarcal






Edición N° 19  Julio 2017

Psicología de las masas en la era digital y post–patriarcal
Por José Ramón Ubieto



La era analógica y patriarcal ya es historia. Y los cambios afectan también al modo en que los individuos se relacionan y organizan. ¿Dónde están hoy los líderes? ¿Cómo surgen? ¿Cuál es la génesis y las motivaciones de los nuevos grupos sociales? Proponemos un análisis de la psicología de las masas a la luz de las nuevas realidades.
 
Leer artículo

martes, 18 de julio de 2017

¿De qué son responsables los padres?







La Vanguardia, miércoles 12/07/2017

Padres y educadores se conjuran contra el consumo de alcohol de menores



En un acto celebrado en Madrid por la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD), los presidentes de la Confederación Española de Asociaciones de Padres (Ceapa) de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (Concapa), reconocen que los adultos “hemos fallado y somos cómplices del daño a la salud de nuestros jóvenes, por lo que es necesario un cambio de rumbo. No hemos sido conscientes de que es un fracaso social de todos, especialmente de las familias, que somos los principales responsables de lo que está sucediendo, tanto por nuestras acciones como por nuestras omisiones, y por no haber sabido asumir esa responsabilidad”


¿De qué son responsables los padres?

José R. Ubieto


Educar nunca fue fácil. Ya Kant se refirió a esa tarea como “imposible” por la ausencia de un manual de uso al depender siempre de dos factores imprevisibles: el deseo de quien educa y el consentimiento del educando. Y además ahora está el mercado quien, al modo de una opa hostil, ofrece formas de goce y ocio alternativas, vía el consumo.


Por otra parte, la autoridad ya no es lo que era. Antes se sostenía en la creencia –sin creer no se obedece- en el padre como garante último de la verdad. Ese declive se inició hace algunas décadas, como nos recordaba Lacan ya en 1936. En su lugar surge una pluralización de “soluciones” que van desde el retorno fundamentalista al padre más feroz, hasta el laissez faire más absoluto, donde impera el cinismo del goce: que cada uno se las apañe como pueda para satisfacerse.


Entre una y otra están la mayoría de madres y padres que se sienten huérfanos de las insignias perdidas, culpables por no estar a la altura de los ideales actuales de parentalidad positiva y desorientados e impotentes ante tanta diversidad de respuestas.


Pero pasemos a la buena noticia:

martes, 11 de julio de 2017

Los 'sintomas adolescentes' nos convocan





Empecemos por el principio: ¿a qué llamamos violencia? La pregunta, aunque parezca obvia, no es banal. Nosotros no somos sociólogos ni educadores ni tampoco juristas o policías. Por tanto nos conviene tener una definición operativa pero ajustada a nuestra disciplina y a nuestro objeto que no es otro que la subjetividad humana.

Y además se trata de un término coloquial, usado para designar muchos fenómenos y por tanto tiene sus riesgos como lo usemos. Sobre todo si lo acompañamos de un adjetivo como puede ser el “juvenil”. Violencia juvenil implica casi una naturalización el fenómeno, como si una palabra fuera naturalmente con la otra. Este efecto ha sido muy estudiado en criminologia.
¿La violencia de un conflicto como el de Siria o la de una banda mafiosa o la de un hombre que la ejerce contra su pareja son homogéneas entre sí? ¿Y si añadimos la que puede ejercer un joven con sus padres, con otros semejantes o contra el mobiliario urbano? ¿Nos ayuda ponerlas en serie, homogeneizarlas?

Seguramente no porque lo que ocurre entonces es que obviamos la significación que toma ese fenómeno para cada uno y el carácter de impasse que tiene en una situación y en otra. Ponerlos a todos en el mismo saco criminaliza y segrega a los adolescentes y además pierde de vista que hay respuestas decididas, que obedecen a una voluntad clara, y otras que son falsas salidas temporales como ocurre en la mayoría de los actos violentos que realizan los jóvenes.

Para nosotros la violencia es un síntoma que nos habla de un fracaso. Un síntoma, decía Freud, es la constatación del fracaso de un ideal. Es la prueba evidente de que algo de la

jueves, 29 de junio de 2017

Adolescentes: las pantallas y el cuerpo*





Las prácticas de grupo son una de las maneras clásicas de evitar afrontar en soledad la metamorfosis de la pubertad. Ese cuerpo del Otro, inaccesible, puede encontrar allí una encarnación. El inventario de esas prácticas es largo. A las clásicas de la pandilla, los grupos lúdicos, las bandas violentas se suman hoy las performances públicas (botellón, Pokemon go, flashmob), los nuevos lazos sociales promovidos por el fanatismo (yihadismo), las comunidades de afectados por un rasgo de goce (LGTBI, TDAH, ...) y por supuesto las comunidades virtuales.

Sabemos que el catalogo de las pulsiones está cerrado pero su lectura, a partir de la actualidad de los semblantes, nos obliga a renovar su abordaje en la clínica. La realidad digital plantea así algunas novedades que inciden en el goce del ser hablante, constituyéndose como un nuevo soporte pulsional.

Por una parte, como destaca Miller, esta nueva realidad plantea una diversidad infinita de posibilidades, lo que abre a la realización fantasmática y al tiempo puede producir una cierta procastinación por la dificultad del sujeto para concluir.

martes, 20 de junio de 2017

La era del “naming”



La biopolítica, en su pasión por curar (y controlar) a la población en nombre del bien común y del cálculo de lo mejor (1), no cesa de producir falsos nombres para el sujeto. Nombres porque designan algo muy real, algo que habla de cómo cada uno se vincula al otro a través del cuerpo, una satisfacción en esa manera de agitarse, de despistarse o de desvanecerse. Nombran el modo de goce del ser hablante. Pero a la vez falsos porque su ser no se reduce a esa categoría cerrada. La operación de la biopolítica implica etiquetar ese goce que se sitúa en el cuerpo como sustancia gozante, e identificarlo mediante el naming.

¿Quién no tiene hoy un trastorno al que agarrarse para nombrar su malestar particular? El DSM V nos proporciona un amplio abanico de posibilidades. Una vez convenientemente etiquetado, se trata de inyectar la máxima significación para que la vida del sujeto se resignifique a partir de ese dato (hiperactividad, bipolaridad, autismo). Junto a ese sentido nuevo se proporciona también una pauta de actuación, protocolo rígido de monitorizaje, que puede ir acompañado de medicación o de psicoeducación (autoayuda, coaching, mindfulness, aprendizaje socioemocional) o de ambas a la vez.

Estas comunidades de goce tienen una utilidad evidente

martes, 13 de junio de 2017

La dificultad de ser adolescente (Entrevista "A vivir.." Cadena Ser

 
 
 

La dificultad de ser adolescente (Audio)



SÁBADO, 10 de junio de 2017

Charlamos con José Ramón Ubieto, psicoanalista, miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis y profesor de la UOC sobre Bullying, suicidios, ritos de paso, desamparo digital, el Otro digital ...con Javier del Pino y José Martí-Gómez.

jueves, 8 de junio de 2017

¿A quién beneficia la impunidad de los menores de edad?







La Vanguardia, jueves 8 de junio de 2017


La comisión de delitos por parte de los menores de edad ha tenido diversos tratamientos a lo largo de la historia. De modelos punitivos, a veces extremos y de un gran sadismo, hemos pasado a una idea de reparación del daño a la víctima y a la propia sociedad. Una idea de justicia restaurativa que ayude al joven que ha cometido el delito y que, al tiempo, alivie el dolor de la víctima.

Eso tiene todo su sentido si pensamos que hay que diferenciar claramente entre el acto y el actor. Una acción violenta, sea una pelea en la calle, una escena de acoso escolar o una agresión a los padres son condenables siempre por lo que tienen de exceso y desborde. Sobre ese acto no puede haber tolerancia ya que su intención agresiva no persigue otra cosa que manifestar el odio puro de la pulsión de muerte.

Otra cosa, y especialmente tratándose de adolescentes y jóvenes, es la respuesta a dar al actor de esa violencia. Conviene diferenciarlos de los adultos, que pueden haber concluido ya en el uso instrumental y decidido de la violencia como patrón de relación al otro. Para algunos de ellos la delincuencia, el tráfico, el maltrato a la pareja o el desprecio por el semejante constituyen ya su modus vivendi y no están dispuestos a renunciar al beneficio que eso les procura. Es su elección y por tanto la respuesta debe apuntar

jueves, 1 de junio de 2017

Ser padres, ser hijos. Prólogo de José Ramón Ubieto




 



Prólogo de José Ramón Ubieto

Freud decía, refiriéndose a los adolescentes, que se encuentran en un túnel donde tienen que cavar dos salidas simultáneamente. Por un lado la que les llevará a asumir sus responsabilidades como adultos (estudios, familia, trabajo) y por otro la que los constituirá como sujetos con una identidad sexual asumida. Es decir, la que les llevará a hacerse cargo de su nuevo cuerpo púber, muy distinto del infantil.

Los padres y os adultos, en general, estamos muy pendientes de la primera salida y les recordamos sus deberes como adultos futuros. No es seguro que pensemos en su segunda obligación, por la que nosotros mismos pasamos y que habitualmente se presenta como un imperativo más exigente, para ellos, que el que nosotros les planteamos.

De ahí que en ese pasaje, a veces oscuro y estrecho, encuentren falsas salidas que los atrapan en un bucle por más o menos tiempo. Una de ellas es la que los ata a un objeto del que se convierten en devotos, sea un tóxico (drogas) o una pantalla (móvil, videoconsola, ordenador). Otra es la que los frena en sus objetivos y los inhibe en sus aprendizajes (fracaso escolar) o en sus decisiones. Y la última, y seguramente la más espectacular